• 14 DIC 14
    • 0

    Navidad, peligrosa Navidad…!

    Ya llegó la Navidad…parece mentira que dure sólo tres semanas, y sin embargo nuestra vida se llena de “novedades” para nuestros pequeños de cuatro patas: comilonas con ingredientes poco comunes, decoración llamativa, petardos, visitas de miles de familiares… Nadie les ha preguntado qué opinan sobre esto, pero nosotros sí deberíamos tomarnos unos minutos para analizar qué peligros pueden aparecer en los cambios de rutinas y poner todo nuestro empeño en evitarlos.

    A continuación os resumimos algunos de los más frecuentes:

    Alimentos típicamente navideños

    Por supuesto que, aunque nos entre la tentación, debemos evitar compartir la cena de Nochebuena con el perro, porque algunas de las comidas típicas son tóxicas para él, y otras simplemente le pueden dar una gastroenteritis severa que haga que terminemos las fiestas en urgencias. Algunas de las comidas más peligrosas son:

    • Comidas con exceso de grasas, pueden causar incluso pancreatitis aguda
    • Cualquier tipo de hueso, aunque sea de pollo. No aporta ningún nutriente al perro y puede causarle perforación del intestino.
    • Chocolate, es tóxico para los perros, no sólo produce vómitos sino que puede llegar a causar arritmias cardiacas e incluso la muerte. 50 gramos de chocolate con leche ya son suficientes para causar gastroenteritis en un perro de 5 kg.
    • Cebollas, ni perros ni gatos pueden metabolizarlas y corren el riesgo de sufrir anemia grave.
    • Bebidas alcohólicas
    • Uvas y pasas, cuidado porque a algunos perros les pueden causar fallo renal agudo. Se desconoce por qué a otros perros no.
    • Nueces de macadamia, contienen una sustancia tóxica que causa síntomas neurológicos, como convulsiones.

     

    Recordad concienciar a los invitados para que no alimenten al perro por debajo de la mesa. También puede suceder que la llegada de gente extraña altere el comportamiento del animal, es muy recomendable acondicionarle una habitación tranquila con agua, su cama y su arenero si es un gato para que pueda huir y retirarse si lo desea.

     

    Plantas

    • La tipiquísima Flor de Pascua (Poinsettia) es tóxica para los animales, causando gastroenteritis por irritación del digestivo.
    • Otras plantas menos frecuentes en nuestro país, como el muérdago o el acebo, contienen sustancias tóxicas en sus bayas.

     

    Los peligros del Árbol de Navidad y el Belén

    • Los cables eléctricos de las luces pueden ser mordidos y electrocutar al animal. Procurar esconderlos de forma que no les resulten accesibles, por ejemplo bajo la alfombra.
    • El espumillón y las cintas pueden ser ingeridos y causar lo que se denomina “cuerpo extraño lineal” porque se quedan enganchados en la salida del estómago pero siguen avanzando por el intestino hasta convertirlo en un acordeón e incluso perforarlo. Las bolas también les llaman la atención y pueden tragarlas o romperlas y cortarse. Es mejor evitar que perros y gatos accedan al árbol o prescindir de él…
    • Si el abeto es natural, pueden ingerir agujas y clavárselas, aunque esto es realmente poco frecuente.
    • Las figuritas del Belén también pueden ser ingeridas con su consecuente peligro.

     

    Los petardos…y los perros que pasean sin correa!!!!

    Los perros tienen el oído muchísimo más sensible que el nuestro, por lo que no es de extrañar que el sonido de los petardos les afecte mucho más, hasta el punto de generarles muchísimo estrés. Si su perro se asusta con los petardos, es recomendable seguir una serie de pautas:

    • No le regañe por estar asustado
    • Procurar estar tranquilos, con el perro, alegres y jugando… Como si no pasara nada
    • No acariciarle, es una forma de premiar su comportamiento de miedo.
    • Prepararle un refugio, en su lugar favorito, donde pueda sentirse seguro y aislado, con ropa que huela a los dueños, por ejemplo
    • Camuflar el ruido en la medida de lo posible, con música, cerrando las ventanas, bajando las persianas…
    • Es posible emplear feromonas para esta situación. Consulte a su veterinario si su perro sufre este problema.

     

    Lo más importante si tu perro sufre este problema es llevarle siempre con correa. Es devastador estar de guardia un 31 de Diciembre y atender varios atropellos mortales de perros que huyeron despavoridos al oír un petardo. Por favor, no es que desobedezcan, es que se asustan tanto que son incontrolables… No merece la pena jugársela por soltarle un ratito.

     

    Por último, el mayor peligro de todos es el capricho navideño. Enamorarse de un cachorrito en un escaparate y comprarlo (o peor) regalarlo sin pensar bien en las consecuencias. Los animales son seres vivos que no admiten devolución cuando uno descubre que no puede irse de vacaciones, que el veterinario cuesta dinero o que el cachorro chiquitín crece hasta los 30 kg… Piénsenlo muy bien antes de comprar un animal y pidan consejo en el veterinario. Un animal puede convertirse en un familiar más y regalarnos grandísimos momentos, pero hay que escoger bien y quizás no sea ahora el momento.

    Que la Navidad sea realmente un momento de alegría y de celebrar las cosas buenas que tenemos cerca. Felices fiestas a todos!

    Leave a reply →

Leave a reply

He leído y acepto la política de protección de datos
Cancelar

Photostream