• 11 JUN 14
    • 1

    Esto es una urgencia!

    Como nuestros queridos peludines no hablan (al menos en nuestro idioma), una de las mayores dificultades a las que se enfrentan los propietarios de mascotas es a tener que reconocer si el animal está enfermo. Esto resulta muchísimo más difícil si eres el dueño de un gato o de algún animal exótico, como conejos, reptiles o aves, porque son especies que llevan millones de años aprendiendo a disimular la enfermedad para que los depredadores no sepan que están debilitados. Por eso en urgencias son frecuentes las llamadas preguntando si lo que le pasa al animal es motivo de salir corriendo un domingo o puede esperar al lunes.

    Aunque algunos casos son evidentes, otros no tanto, por eso conviene estar preparados. Aquí van algunos consejos que pueden ayudarte:

    1)    Ahora que no nos necesitas y tienes tranquilidad, ten preparado un “plan de urgencia”. Habla con tu veterinario habitual y pregúntale qué clínica de confianza conoce para las urgencias. Guarda el teléfono de urgencias en la agenda del móvil y revisa cómo llegar desde tu casa y cuánto tardarás aproximadamente.

     

    2)    En el momento de la urgencia:

    1. Llama a tu veterinario o al centro de urgencias, incluso aunque sólo sea para advertir de que estás en camino y que estén listos para recibirte.
    2. Tranquilo. Perder los nervios nunca trae ningún beneficio, y menos cuando sabemos que nuestras mascotas “se contagian” de nuestro estado emocional. Procura transmitir tranquilidad al animal.

     

    3)    Si puedes, proporciona información al veterinario, especialmente si llamas porque no estás seguro de si es una situación de urgencia:

    1. Explica qué animal es, la raza y la edad y si está en tratamiento por otras enfermedades. Indica qué le pasa, desde cuándo y a qué crees que se debe.
    2. Indícanos cómo están las encías de tu perro. El color de las encías nos informa sobre el estado de la circulación sanguínea y la oxigenación de la sangre. Si es posible, revísalas un día cualquiera, cuando esté tranquilo, para que sepas cuál es su aspecto normal, deben ser rositas, como las de la foto. Es anormal que estén muy blanquecinas, azuladas o amarillentas
    3. Si crees que puede tener fiebre, tómale la temperatura. Se puede hacer con un termómetro normal introducido por el ano. En general son anormales temperaturas por debajo de 37.5ºC y por encima de 39ºC.
    4. Infórmanos sobre el ánimo del animal, su apetito, la presencia o ausencia de vómitos y el aspecto de la orina.

    4)    Ante la duda, siempre es mejor acudir y que no sea nada grave, que dejar pasar una auténtica urgencia y llegar tarde.

     

     

    SITUACIONES DE URGENCIA MÁS FRECUENTES EN PERROS Y GATOS:

     

    1. Dificultad para respirar: animales que hacen ruidos anormales, como si se ahogaran, o que no quieren tumbarse y estiran el cuello para respirar. También a veces se puede observar que al expulsar el aire se mueven los labios superiores, como si soplaran. Los gatos son más sutiles generalmente, puede ser simplemente desde una respiración más rápida y con movimientos de la tripa hasta que respiren con la boca abierta. Son una urgencia grave.

     

    1. Distensión rápida y progresiva del abdomen, especialmente si el perro intenta vomitar pero no puede, jadea y está intranquilo. Puede tratarse de una torsión gástrica, auténtica urgencia.

     

    1. Sangrado abundante por cualquier orificio corporal o por heridas.

     

    1. Decaimiento llamativo, somnolencia, animal que manifiesta dolor (se esconde, no se deja tocar o vocaliza)

     

    1. Ataques convulsivos o pérdida del conocimiento (similar a un desmayo)

     

    1. Traumatismos graves: golpes, atropellos, caídas por la ventana, peleas con otros perros… Aunque externamente no se observen lesiones, puede haber lesiones internas graves.

     

    1. Vómitos y/o diarrea intensos, especialmente si el animal no quiere comer o no retiene ni siquiera los líquidos, si las heces son negras o si llevan sangre fresca.

     

    1. Imposibilidad de orinar: animales que se ponen en postura o van a la caja frecuentemente y no echan nada o solo gotitas. Pueden tener una obstrucción urinaria que ponga en peligro su vida, especialmente frecuente en gatos machos jóvenes!!

     

    1. Incoordinación o parálisis de una o varias patas

     

    10. Tos intensa, especialmente si sale espuma por la boca. La tos no tiene por qué ser grave, pero es muy molesta para el animal y a veces incluso induce el vómito, por lo que es recomendable acudir a urgencias. En algunos casos es signo de edema pulmonar grave.

     

    11. Ingestión de cualquier sustancia potencialmente tóxica: insecticidas, raticidas, anticongelante, medicamentos de persona o de otras mascotas, huesos, objetos… Mucha atención: son especialmente tóxicos el chocolate, la cebolla, el paracetamol, las pasas, las uvas, el aguacate, las nueces de macadamia, los chicles o los dulces sin azúcar (que contengan xilitol)… y en el caso de los gatos además muchas plantas, como las Flores de Pascua, que provocan un fallo renal severísimo.

     

    12. Cualquier cambio en el modo de ser de tu mascota que te indica que “algo no va bien”. Por ejemplo, si tu perro es muy comilón y de pronto no quiere ni su chuchería favorita, puede ser su forma de decirte que necesita atención veterinaria.

     

    Y recuerda que no sólo estamos para atender situaciones de riesgo de muerte, sino también situaciones en las que el animal esté muy incómodo (ej: tos que no le deja dormir) o dolorido, porque no hay necesidad de que sufran.

    La próxima semana continuaremos con los animales exóticos, así que atentos!

    Besos,

    Bea

    Leave a reply →
  • Posted by Pedro on 22 diciembre, 2015, 6:35 pm

    Muy buen artículo, amplio y muy profesional.

    Normalmente los artículos sobre urgencias veterinarias son bastante escuetos y genéricos, por eso me ha sorprendido gratamente el vuestro.

    ¡Enhorabuena!

    Reply →

Leave a reply

He leído y acepto la política de protección de datos
Cancelar

Photostream