• 11 MAY 14
    • 18

    Cuidado! El parvovirus ataca!!

    Después del intenso trabajo de los últimos puentes, vuelvo a este foro para escribir sobre algo mucho más común de lo que se imagina: la parvovirosis canina. En estos tres meses que Ervet lleva abierto hemos atendido ya 5 casos, lo que lo convierte, junto con la pancreatitis y el edema pulmonar, en una de las patologías más frecuentes en nuestra pequeña pero creciente estadística.

    Además es una enfermedad bastante frustrante, porque el perro pasa de estar como una rosa a encontrarse terriblemente mal, y esto es una parte inevitable de la enfermedad, muy dolorosa e incomprensible para los dueños, que día tras día se sienten desconcertados e impotentes, ya que lo único que pueden hacer por su cachorro es esperar y confiar que lo supere.

    Esta desesperación lleva muchas veces a una búsqueda de información por la red, a veces con resultados de dudosa fiabilidad. Por eso quiero aportar mi granito de arena resolviendo algunas dudas, y animando a los propietarios a que confíen en su veterinario y comenten con él cualquier duda que les pueda surgir sobre esta enfermedad, que sigue matando cachorros en pleno siglo XXI.

    ¿Qué es el parvo?

    Los parvovirus son un gran grupo de virus de muy pequeño tamaño que pueden infectar a prácticamente todos los mamíferos existentes. Afortunadamente, cada virus es específico  de un rango de especies (el del perro no infecta a las personas, pero sí a zorros, lobos, coyotes, etc…)  En el gato también existe un tipo de parvovirus específico de los felinos, y se conoce como virus de la panleucopenia felina.

    Son virus bastante estables en el medio ambiente, y los animales infectados lo eliminan al exterior en elevadas cantidades, por lo que es fácil que persista en las calles, parques o zonas frecuentadas por animales.

    Actualmente, la vacunación rutinaria ha ocasionado que se convierta en una enfermedad propia de cachorros y perros jóvenes. Recientemente se ha descubierto una nueva cepa del virus, llamada 2c, que puede infectar también a los gatos, aunque aquellos vacunados frente a panleucopenia se consideran protegidos.

    ¿Cómo se contagian los perros?

    El virus se considera ubicuo, es decir, que está en todas partes. Penetra en el cuerpo a través de la boca, al chupar el suelo, lamerse las patas o comer comida del suelo.

    El que el perro enferme dependerá de la fortaleza de su sistema inmune y de la cantidad de virus a la que se vea expuesto.

    ¿Durante cuánto tiempo se incuba?

    El periodo de incubación varía de 4 a 14 días, aunque lo más frecuente es que los síntomas empiecen a la semana de la exposición. En ese tiempo el virus se comienza a dividir en los ganglios linfáticos, hasta que puede viajar por la sangre hasta sus órganos diana: el intestino y la médula ósea. El perro infectado elimina el virus desde unos días antes de que empiecen los síntomas, de forma que la enfermedad se va diseminando sin que el propietario sospeche nada.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Existen muchas formas, aunque lo más frecuente es realizar una prueba llamada ELISA. Esta prueba detecta el virus en las heces. Es muy rápida, y se puede realizar en la propia clínica. La prueba es bastante fiable, pero pueden observarse falsos negativos si el animal está incubando el virus y aún no lo está eliminando, y algunos falsos positivos tras la vacunación con virus vivos.

     ¿Qué síntomas causa?

    En el intestino, el virus ataca a las células responsables de dividirse y reponer la mucosa intestinal. Al morir estas células, la superficie intestinal es incapaz de absorber nutrientes , aparece diarrea intensa, vómitos, malestar y falta de apetito. Puede aparecer sangre en las heces, porque se rompe la barrera entre intestino y la sangre. Esto permite que las bacterias intestinales puedan pasar a la sangre y diseminarse a otros órganos importantes.

    En la médula ósea, el virus ataca las células precursoras de los glóbulos blancos, responsables de las defensas del organismo. Esto deja al animal indefenso y permite al virus campar a sus anchas. En un análisis se puede ver como una brusca caída en el número de glóbulos blancos del perro, de forma que este valor puede ser de ayuda en la monitorización de la enfermedad.

    El virus puede ser mortal para el cachorro a través de dos caminos:

    –       La diarrea y los vómitos pueden conducir a deshidratación severa, hipoglucemia (bajada de azúcar en sangre) hasta entrar en shock y posteriormente la muerte.

    –       La destrucción del intestino y la bajada de defensas permiten que las bacterias migren por el cuerpo atacando órganos importantes y causando el fallo de todos ellos.

    ¿Cómo es posible que el perro sobreviva?

    El perro es capaz de crear anticuerpos que se unen al virus y lo inactivan, de forma que la enfermedad es una carrera entre el sistema inmune del perro y el ataque del virus. Aunque no existe un fármaco capaz de destruir el virus, con hospitalización y cuidados adecuados se puede contribuir a dificultar su avance y compensar las complicaciones, de forma que la supervivencia se considera de entre el 70 y el 80%

    ¿En qué consiste el tratamiento?

    El tratamiento es exclusivamente de soporte. Eso significa que se van tratando los diferentes problemas según aparecen (deshidratación, dolor, náuseas, bajada de glóbulos blancos, etc…) en cada perro individualmente. El objetivo es mantenerlo vivo y en el mejor estado posible para que pueda él mismo generar una respuesta inmune que elimine el virus. Como ya se ha dicho, no existe un antivírico eficaz, así que, en última instancia, debe ser el propio perro quien lo venza.

    La estancia media en el hospital es de unos 5 a 7 días. Cuantos más cuidados se puedan proporcionar, mayores son las posibilidades de supervivencia.

    Lo más básico consiste en:

    –       Fluidoterapia. Sueros para compensar la deshidratación causada por los vómitos y  la diarrea. Es más eficaz si se administra intravenosa. Además, es un vehículo que nos permite compensar otros desequilibrios frecuentes, como bajadas de potasio y de glucosa, vitaminas, proteínas, etc…

    –       Antibiótico inyectado. Con el intestino tan dañado es imposible administrar antibiótico oral, y son imprescindibles para intentar frenar la migración de bacterias a través del intestino. Es frecuente que se combinen varios, y que se administren inyectados o directamente intravenosos.

    –       Antieméticos (medicación contra los vómitos y la náusea) y protectores de estómago: Existen muchos tipos, cada perro requerirá de uno u otro según la intensidad de las náuseas que sienta.

    Además existen otros tratamientos que pueden emplearse, según el estado del paciente: transfusiones de plasma, nutrición parenteral, transfusiones de sangre si aparece anemia, analgésicos…

    ¿Qué controles deben hacerse?

    Algunas pruebas pueden ser de ayuda en estos pacientes:

    –       Análisis de heces para descartar coinfecciones por parásitos. Incluso aunque el perro esté desparasitado algunos parásitos pueden haber resistido, y contribuir a dañar el intestino y debilitar al cachorro.

    –       Análisis de sangre para seguimiento del número de glóbulos blancos: el virus siempre va a causar una bajada de defensas, que nos irá indicando la progresión de la enfermedad. El momento en el que comienza a elevarse indica la recuperación del paciente.

    –       Análisis de sangre para control de las proteínas sanguíneas, especialmente la albúmina: Las proteínas mantienen los fluidos dentro de los vasos sanguíneos y previenen el edema. Como consecuencia de la desnutrición pueden reducirse alarmantemente, y dejar al animal en riesgo de edema en diferentes zonas corporales.

    –       Palpación del abdomen: La motilidad del intestino está muy alterada por la inflamación, lo que puede favorecer que se produzca una invaginación, es decir, que una porción de intestino se introduzca dentro de la porción vecina, causando una obstrucción digestiva. En estos casos es necesario realizar una intervención quirúrgica, por lo que el pronóstico se vuelve mucho peor.

    ¿Qué cuidados debo tener con mi perro tras su recuperación?

    Esta enfermedad puede superarse sin dejar secuelas, una vez que el perro supera el periodo de recuperación (unas dos o tres semanas) puede hacer vida completamente normal.

    Cuando el perro sea dado de alta, se deben seguir administrando en casa algunas medicaciones, como los antibióticos o algunos protectores gástricos. En cada caso el veterinario deberá indicar durante cuánto tiempo.

    Se le debe alimentar con dieta especial, que sea muy fácil de digerir, pero muy alimenticia, ya que el intestino necesitará un tiempo para su recuperación completa, antes de poder pasar a una dieta normal.

    Tras la recuperación se siguen eliminando partículas virales hasta dos semanas después, por lo que deben restringirse los paseos, especialmente a zonas concurridas por otros perros.

    Consulta con tu veterinario cuando podrás bañar al perro, puesto que es posible que su pelo contenga restos de virus y el baño puede ayudarle a reducir estas cantidades.

    Se sabe que el cachorro que supera la enfermedad tiene inmunidad por lo menos durante 3 años (y seguramente de por vida, no se ha estudiado), pero puede contagiarse de otras enfermedades, por lo que es necesario que continúe con las vacunaciones rutinarias.

    ¿Cómo elimino el virus del ambiente?

    El virus es muy resistente, se puede vehicular en los zapatos y otros elementos inertes. Además soporta temperaturas de congelación y es resistente a algunos limpiadores. Si queremos disminuir su número al máximo, el mejor desinfectante es la lejía. Una parte de lejía en treinta de agua es suficiente para inactivarlo, aunque se deben dejar 10 minutos de contacto.

    Si no podemos aplicar lejía en la zona, el tiempo también termina por eliminar el virus. Se considera que en zonas de interior desaparece al cabo de un mes y en exteriores en cinco a siete meses (mejor si son zonas soleadas)

    ¿Y qué hago con otros perros?

    Los perros adultos adecuadamente vacunados se consideran poco susceptibles, por lo que el riesgo es bajo. Sin embargo, durante un mes se recomienda no juntar al perro con otros cachorros ni que estos visiten nuestra casa. Si se está pensando introducir un nuevo cachorro, eliminar todo lo que perteneciera al anterior y pueda haber almacenado el virus, limpiar bien y esperar al menos un mes (idealmente siete en zonas de exterior, para mayor seguridad)

    ¿Cómo lo puedo prevenir?

    La vacunación constituye la mejor prevención, aunque el hecho de que un perro esté vacunado no constituye garantía segura.

    Irónicamente, el mayor problema al que se enfrentan las vacunas es el hecho de que los cachorros cuentan con una inmunidad adquirida de su propia madre. Estos anticuerpos los reciben al mamar de la leche de los primeros días, el calostro. El cachorro adquiere así anticuerpos que le protegen frente al parvo mientras tengan niveles elevados en la sangre.

    El problema es que los anticuerpos maternales también inactivan la vacuna, la hacen inútil, por lo que vacunar “cuanto antes” no es necesariamente sinónimo de buena protección, y cada cachorro mamó una cantidad diferente de calostro, de una madre con una cantidad diferente de anticuerpos según cuándo la hubieran vacunado… No se puede generalizar. Por eso es necesario revacunar de parvovirus varias veces, cada 2 a 4 semanas hasta los 3 ó 4 meses, para garantizar que alguna vacuna ha logrado evadir los anticuerpos maternales, y especialmente en razas predispuestas, como el rottweiler o el pit bull.

    Por este motivo, es posible que un perro vacunado padezca la enfermedad, especialmente si es joven. No debemos confiarnos nunca.

    Vacunar adecuadamente a tu perro es muy importante. Recuerda que la vacuna obligatoria en Madrid es la antirrábica, pero hay muchas más probabilidades de que tu perro enferme de parvo que de rabia!! Consulta con tu veterinario.

    Besos!

    Bea

    Leave a reply →
  • Posted by Eva on 12 mayo, 2014, 8:47 am

    Gracias Bea por tus consejos del blog, y sobre todo GRACIAS INFINITAS por dedicarnos tu tiempo y abrirnos tu centro para cuidar a nuestros pequeños Leela y Bender, recomendamos a toda la zona sur ERVET!

    Reply →
  • Posted by teresita on 13 agosto, 2015, 7:05 pm

    Hola,mi cachorro padeció esta enfermedad y ahora se encuentra realmente bien come,bebe y hace todo normal , pero hace poco le comenzaron a dar ataques ; se cae y empieza a temblar, durante un rato no puede pararse, después sigue normal y algo raro que he notado es que tiene una pequeña bola en la garganta no estoy segura que sea una secuela del parvo virus ,porque me han dicho que veces suelen quedar con problemas cardíacos me gustaría que me dieras tu punto de vista . De ante mano gracias.

    Reply →
    • Posted by Montserrat Ruiz on 21 noviembre, 2017, 4:57 am
      in reply to teresita

      Hola buenas noches, el cachorro de mi novio de aproximadamente 3 meses acaba de morirse no estámos muy seguros que fuéo que tenía Pero cuando leí esto tenía Masomenos los mismos síntomas en la veterinaria nos dijieron que probablemente era está enfermedad y entonces traje al cachorrito a mi casa y yo tengo al mío de 2 años quiero saber si se pudo haber contagiado a pesar de que no tuvo nada de contacto con el solo que estuvo en la misma casa..??

      Reply →
  • Posted by paco on 10 enero, 2016, 10:57 am

    Hola, me compre un labrador y al día de estar en casa empezó con los síntomas, se lo comente al criador y se lo ha quedado .Estuvo en mi casa 48 horas con vómitos y diarreas , cuantas veces tengo que desinfectar con lejía y cuanto tiempo tengo que esperar para traer otro perrito. Muchas gracias por estar ahí y ayudarnos con vuestros comentarios que nos son de GRAN AYUDA.

    Reply →
    • Posted by Gema on 29 enero, 2016, 12:46 pm
      in reply to paco

      estoy en tu misma situacion, solo que yo lo he tenido cinco dias conmigo, lo tiene el criador y estoy a la espera de noticias, has empezado la desinfeccion?y como esta tu peque?

      Reply →
  • Posted by Karla Velázquez on 30 enero, 2016, 2:43 pm

    Hola, mi perrita de 8 meses falleció hace una semana exactamente de parvo, presentó todos los síntomas, la lleve al hospital y estuvo internada 4 días pero no logró sobrevivir 🙁
    Tengo otra perra (Border Collie) de casi 6 años, que ha tenido sus vacunas y todo, y el veterinario la puso en tratamiento preventivo, que son inyecciones intramusculares cada 24 horas.
    Estuvo en contacto con mi otra perrita todo el tiempo, digamos que la semana de incubación del virus más la semana que ya pasó que es de cuando empeoró… Mi perrita no ha tenido ningún síntoma… creen que ya está fuera de riesgo?
    Y acerca de la desinfeccion, mi veterinario me dio unos sobres llamados VIRKON S, para desinfectar la casa… Es verdad que solo eso puede matar el virus?
    Gracias! Saludos

    Reply →
    • Posted by Maria Jose on 3 marzo, 2017, 2:54 am
      in reply to Karla Velázquez

      Hola una pregunta desde que empezó a tener si tomas cuanto más vivió? Tengo mi perra internada hace cuatro días y no mejora

      Reply →
  • Posted by Vanessa on 26 marzo, 2016, 1:18 am

    Hola, hace un mes mi perrito de 2meses salió de la parvovirus. A los dos días de tenerlo vi q tenía diarrea y pensé q s debía al cambio de alimentación de leche de su madre al pienso pero estaba todo el tiempo intentando defecar y vi gotas de sangre,llame al veterinario y enseguida m advirtió de q tenía parvovirus.
    Me informó de q si además de la diarrea empezaba a vomitar iba a ser muy difícil salvarlo. Gracias a las inyecciones de antibiótico,suero y otra para evitar q sangrara(no recuerdo el nombre)durante 3 días,cada día lo llevaba a vacunar,le daba suero de beber con una geringuilla y un huevo batido con trocitos de jamón de York el perro se fue poniendo fuerte,lo del huevo m lo aconsejó el veterinario x las proteínas,lo cuajaba en el microondas y s lo daba. Con estos cuidados y la suerte de q no vomitara y siguiera comiendo el perrito se recuperó. Es una enfermedad grave así q al primer síntoma de diarrea con sangre, pérdida de apetito y demás inyectarle esto para frenar la enfermedad en la mayor brevedad puede salvar al perro aún así creo q zazpi tuvo suerte.?

    Reply →

Leave a reply

He leído y acepto la política de protección de datos
Cancelar

Photostream